Hipotecas con Tasas AjustablesHipotecas con Tasas Ajustable - Tener una hipoteca de tasa ajustable significa que la tasa de interés fluctúa durante el plazo del préstamo, según una serie de términos que se especifican de antemano. Cuando se tiene una hipoteca de tasa ajustable:

La tasa de interés inicial suele ser más baja que con una hipoteca de tasa fija. El pago mensual también suele ser más bajo.

La tasa de interés puede ajustarse (hacia arriba o hacia abajo) durante períodos predefinidos. Así, el pago mensual aumentará o disminuirá

La mayoría de los programas de hipotecas de tasa ajustable ofrecen una protección de "tasa tope" que limita la cantidad en que puede aumentarse la tasa cada año y durante el plazo del préstamo. Las hipotecas de tasa ajustable se amortizan durante 30 años.

Entre las ventajas se encuentran los costos más bajos; las hipotecas de tasa ajustable tienen un precio inferior al de las hipotecas de tasa fija, de modo que puedes aumentar tu poder de compra y disminuir tus pagos mensuales iniciales. Si las tasas de interés disminuyen, podrás disfrutar de pagos más bajos. Por lo general, una hipoteca de tasa ajustable es la mejor opción para los propietarios que tienen pensado reubicarse (por ejemplo, con su compañía o el ejército), o para aquellas personas que están comprando su primera vivienda y piensan vivir en la propiedad sólo durante un período de tres a cinco años. Ten presente que, en promedio, la mayoría de las personas se muda o refinancia su vivienda dentro de un plazo de siete años.

Entre las desventajas se encuentra la posibilidad de que aumenten los pagos mensuales si suben las tasas de interés. Recuerda que las hipotecas de tasa ajustable son recomendables para aquellos propietarios que no piensan permanecer en la propiedad durante mucho tiempo. Si tienes un ingreso fijo, una hipoteca de tasa ajustable (especialmente si es a corto plazo) tal vez no sea tu mejor opción.

Las hipotecas con tasa ajustable de 10 a 1 ofrecen una tasa inicial fija durante los primeros diez años de reembolso. Al cabo de diez años, la tasa se ajusta cada año subsiguiente durante el resto del plazo del préstamo. El préstamo se amortiza durante 30 años, lo cual te permite disfrutar de la estabilidad de una hipoteca a 30 años a un precio menor que el de una hipoteca de tasa fija por el mismo plazo. Sin embargo, una hipoteca de tasa ajustable tal vez no sea la mejor opción si piensas permanecer en la misma propiedad durante más de diez años.

Las hipotecas con tasa ajustable de 7 a 1 ofrecen una tasa inicial fija durante los primeros siete meses de reembolso, y luego la tasa se ajusta cada año subsiguiente durante el resto del plazo del préstamo.

Las hipotecas con tasa ajustable de 5 a 1 consisten en que la tasa inicial permanece fija durante los primeros cinco años de reembolso, y luego se ajusta cada año subsiguiente. Recuerda que tu tasa de interés y tus pagos mensuales pueden aumentar sólo al cabo de cinco años; de modo que se trata de una buena opción si esperas vender o refinanciar la propiedad durante ese período.

Las hipotecas con tasa ajustable de 3 a 1 ofrecen tres años a la tasa inicial fija, y luego la tasa se ajusta cada año durante el resto del plazo del préstamo. Ésta es una buena opción si piensas mudarte o refinanciar durante un período relativamente corto. Sin embargo, contar con un período mucho más corto a una tasa fija significa que tu tasa de interés (y por lo tanto tus pagos mensuales) pueden comenzar a fluctuar al cabo de tres años.

¿Qué es un ARM? - Con una hipoteca a tasa fija, la tasa de interés sigue siendo la misma durante el plazo del préstamo. Pero con un ARM, la tasa de interés cambia periódicamente, normalmente con relación a un índice, y las mensualidades pueden subir o bajar de acuerdo a ese índice. ¿Qué es un ARM?